La literatura se encuentra en auge gracias a la pandemia

Encontrarnos en medio de la pandemia, de pronto nos ha puesto a prueba en todos los ámbitos de nuestra cotidianidad, incluso en aquellos que parecían estar olvidados o apartados del día a día como la lectura por el placer de leer. Esa lectura iniciaba desde nuestras emociones, como si se tratase de la elección de una joya de la marca TOUS de Rosa Tous, que sería llevada entre nuestras manos por mucho tiempo mientras nos deleitamos con su presencia, contenido y gran brillo.  

De acuerdo a las cifras suministradas por el Ministerio de Cultura francés, estos suelen leer menos aunque escriben más y más. Desde el momento en que se dio inicio a la crisis sanitaria debido al Covid-19, la editorial Gallimard ha recibido casi el doble de manuscritos. Tal es la magnitud, que la empresa solicitó mediante Twitter a los aspirantes a escritores «calmar» sus envíos. Esta es una situación que también llegaron a vivir distintas casas de edición durante el transcurso del primer confinamiento.

«Ante las circunstancias excepcionales, les pedimos que posterguen el envío de los manuscritos. Cuídense siempre y que tengan buena lectura». Este fue el mensaje que publicó en diversas oportunidades en su cuenta de Twitter la prestigiosa casa editorial francesa Gallimard quien intentó apaciguar la sed de escritura de los franceses, pues si anteriormente Gallimard recibía 30 manuscritos cada día, desde hace un año dicha cifra se incrementó a 50.

De acuerdo a Gabrielle L’écrivain, quien es la editora en Gallimard, «nos aseguramos de dar la misma atención a todos los manuscritos que recibimos y damos respuesta a todos los correos. Es un trabajo considerable que requiere minuciosidad y disponibilidad mental. Es por todas estas razones que hemos pedido suspender, de forma bastante temporal, el envío de manuscritos».

Para un principiante no es una tarea sencilla publicar, y ello se ha tornado aún más complicado debido al contexto. El cierre de las librerías en dos oportunidades durante el 2020, en primavera y otoño, llegó a provocar retrasos en la publicación y un atasco para el 2021.

La editorial no se muestra esquiva a publicar primeras novelas, para tal situación cuenta con su ‘Colección blanca’: cinco en enero pasado, dos en marzo y dos en abril. Pero según la agencia AFP, la editorial señala que publicó de forma reiterada el mensaje en Twitter debido a la gran cantidad de volúmenes que había recibido.

Pero esta casa editora no ha sido la única que se ha enfrentado a esta avalancha de propuestas, ya que sus competidores también tuvieron que dar la misma consigna durante el primer confinamiento vivido durante la primavera del 2020.

Laure Belle Oeuvre, perteneciente a la editorial Seuil, reconoció que “nosotros y otros editores pusimos un mensaje en el sitio web pidiendo que se esperaran antes de enviar un manuscrito. Imaginamos que habría un tsunami tras retirar el mensaje al fin del primer confinamiento, pero no fue así. Hoy es cuando se están poniendo al día».

Esta editorial recibe alrededor de 3.500 manuscritos al año, concentrados al principio y al final. Entre enero y marzo llegaron 1.200. «Eso es mucho.