Técnicas que mejorarán nuestras calificaciones al estudiar literatura

Cuando estudiamos literatura nos encontramos en la capacidad de manejar el lenguaje y también de desarrollar el dominio de un idioma, tales habilidades resultan fundamentales para cualquier persona.

La mejor manera de estudiar literatura

Dividir y Vencer: es importante no mezclar lo que es información con estudio, ya que termina confundiendo y perjudicando de manera negativa en el examen. La mejor manera de evitarlo es dividiendo el tiempo de estudio en bloques temáticos. De esta forma el cerebro es capaz de estructurar de mejor manera la información. También se puede crear un calendario de estudio donde se establezcan tales bloques de estudio lo que facilitara mucho la tarea.

Asociar datos: es una técnica que se emplea cuando se deben diferenciar elementos como distintos autores o estilos literarios, para eso se usa flashcards, ya que ayudan a agrupar datos y facilitan su memorización.

De lo Grande a lo Pequeño: estudiar literatura implica el análisis de textos y obras, y puede resultar un tanto complicado si se aborda directamente sin ningún tipo de organización. Es conveniente iniciar por la identificación de las diferentes partes del texto y de esta manera ir avanzando paulatinamente hacia el detalle de forma individual. En este caso, los mapas mentales suelen ser un recurso bastante valioso para alcanzar dicho proceso pues nos permiten visualizar toda la estructura y sus asociaciones de manera sencilla.

Organización: un aspecto relevante en el estudio de la literatura es la redacción y el desarrollo de textos. En tal sentido, la estructura siempre va a marcar la diferencia. Si eres de los que tienen los apuntes desorganizados, la recomendación es usar ciertas herramientas que puedan ayudar como, los Apuntes Online, que además de permitir gran organización, le dan “vida” a los apuntes, debido a que permiten incluir vídeos, presentaciones, imágenes, audio, entre otros. 

Recursos como los apuntes online, las fichas o los mapas mentales hacen más sencillo contar con una visión de las características de los distintos autores y movimientos literarios y también se pueden relacionar entre sí. 

Estudio y enseñanza de la literatura, para reflexionar

Toda persona que haya podido tener entre sus manos una tesis universitaria de las que suelen ser redactadas por los estudiantes, ha podido comprobar con cierta aflicción que cada vez más, ven los libros por medio de otros libros. De manera que, cuando deben escribir sobre alguna obra de teatro, poema o novela, siempre sacan a relucir lo que, sobre ella piensa algún crítico que hasta entonces ha sido eminente. En oportunidades, un asombroso conocimiento que aflora desde la crítica chauceriana o shakesperiana se radica con un conocimiento bastante deficiente de Chaucer o de Shakespeare. En consecuencia, cada vez resulta menos frecuente dar con una respuesta personal. 

Finalmente, es importante comprender la importancia de la conjunción entre el lector y el texto, ya que esa experiencia literaria resulta esencial, y cuya aparición y desarrollo espontáneos nunca parecen haber sido fomentados, ahora resulta casi imposible para dichos jóvenes pues se encuentran empapados, aturdidos y acosados por la crítica.